El estafador de la ruleta Richard Marcus : el mayor tramposo de la historia

El estafador de la ruleta Richard Marcus : el mayor tramposo de la historia

Publicado por Isabella Miguel le  24 de octubre de 2022 Modificado por última vez en 24 de octubre de 2022

En este artículo se aborda 8 minutos para leer e incluye 1571 palabras.

Las Vegas, la ciudad de todos los pecados, es el templo del juego y el entretenimiento. Esta ciudad del estado de Nevada es conocida mundialmente por sus numerosos casinos. El Bellagio, el CeasarsPalace o el Venetian, en el Strip de Las Vegas, probablemente te suenen. Pero si bien estos excepcionales establecimientos gozan de una gran reputación en el negocio de los casinos, hay un hombre en particular que es reconocido en todo el país en este particular mundo del juego y las apuestas. Ese hombre es Richard Marcus.

Richard Marcus, un tramposo con talento

Se suele decir que en los juegos de azar hay ganadores y perdedores. Pues bien, en el mundo de los casinos también hay tramposos.

Desde muy joven, Richard desarrolló su pasión por el juego. Nacido en Nueva York, llegó a Las Vegas con 17 años para probar suerte en el casino. Con 20.000 dólares en el bolsillo y algo de "suerte de principiante", ganó 120.000 dólares. ¡Fue una ganancia inesperada !

Por desgracia, su suerte se convierte rápidamente en casino. Lo pierde todo. Sin dinero, se refugia bajo el puente. Pero Richard Marcus decide no dejar que el azar dicte su futuro. Aún apasionado por el mundo de los casinos, decide "rehacerse" y ganar dinero de otra manera. Esta vez no fue la casualidad, sino el trabajo lo que le permitió ganarse la vida. Fue contratado como croupier, sobre todo en las mesas de blackjack y bacará.

Este puesto es una oportunidad para que descubra el mundo del juego desde un nuevo ángulo. Por fin ve la otra cara de la moneda. Y lo menos que podemos decir es que sabe aprovechar una oportunidad cuando se presenta.

Estudia meticulosamente, observa, analiza... ¡afina su estrategia ! Es bueno en el manejo de fichas y tarjetas. Su destreza es detectada por otro tramposo. El hombre le ofrece entonces unirse a su equipo y ganar mucho dinero.

Este hombre es otro de los grandes nombres del fraude en los casinos. Su nombre es Joe Classon. Classon le ofrece un simple contrato. Si consigue que él y su equipo ganen unos cuantos miles de dólares en su mesa, se unirá al equipo de tramposos profesionales de Joe y recibirá el 20% de los beneficios.

Tentado por la oferta, Richard diseña una estrategia sencilla pero eficaz para ganar el 100%. Su primer truco es prever la baraja en beneficio de Joe Classon y su banda. Así, el repartidor que le sustituya perderá en varias manos. El equipo fraudulento está garantizado para ganar futuras apuestas. Ese día, los estafadores recaudan 21.000 dólares. Apuestas ganadas por Joe, promesa cumplida por Richard. Se une al equipo y recibe el 20% de las ganancias según lo acordado.

A partir de entonces, fue capaz de desarrollar técnicas de engaño cada vez más sofisticadas.

Una de ellas es la "publicación pasada", también llamada "apuesta tardía". Siempre apostó pequeñas cantidades. Esperó a ver si ganaba o no. Si lo hiciera, en una fracción de segundo, sin que el crupier o un guardia de seguridad se percatara de ningún movimiento sospechoso, cambiaría su ficha por una apuesta mayor y, por tanto, se llevaría mucho más dinero. Una pequeña apuesta que le haría ganar 200 dólares podría convertirse en una gran apuesta y un pago de 10.000 dólares.

Richard utiliza sus habilidades mágicas en otros tipos de juegos, incluido el blackjack, donde esconde una carta extra. ¡Una de sus manos la deja caer cuando se presenta la oportunidad sin que nadie se dé cuenta !

Millones de dólares en ganancias

Más de 5 millones de dólares ganados en los juegos. Lo menos que podemos decir es que, en el caso de Richard Marcus, ¡el engaño se paga ! Lleva casi 25 años recorriendo los casinos de Las Vegas, pero no sólo. Montecarlo, las Bahamas, Londres y Macao también fueron objeto de las famosas trampas del gran Richard Marcus.

Con tanto dinero y tantos años engañando sin que te pillen, merecía la pena un libro. En su primer libro, "American Roulette : How I turned the odds up down", publicado en 2004, admite haber hecho trampas en la ruleta, el blackjack, los dados e incluso el póquer en casinos de todo el mundo.

Una de sus estrategias de engaño era la ruleta. Empezó poco a poco con la técnica de la apuesta tardía, pero mejoró su método para asegurar mejores ganancias. En este juego, tienes que "apostar" por un resultado. Richard Marcus apuesta 3 fichas rojas a 5$ para un total de 15$. Si gana, la apuesta sólo le pagaría 30 dólares. Pero lo que el crupier no vio, gracias a una pequeña ilusión óptica y a un juego de manos, fue que debajo de esas 3 fichas rojas había una ficha marrón por valor de 500 dólares. Por lo tanto, la apuesta de Richard no es de 15 dólares, sino de 515 dólares. Las ganancias son entonces de 1030 dólares. Por otro lado, para no perder 515 dólares en una apuesta perdedora, Richard robó la ficha marrón en el último momento, aprovechando que el croupier desvió la mirada. Fue un juego de una fracción de segundo. Richard siempre perdió poco y ganó mucho.

Cómo Richard Marcus pasó de ser el mayor tramposo... ¡a ser el mejor entrenador de seguridad de Las Vegas !

Richard fue finalmente procesado, pero después de tantos años la ley de prescripción ha expirado. Así que nunca fue condenado. Sin embargo, la "carrera" de Richard Marcus no terminó ahí. Si es un muy buen tramposo, Richard es también un excelente jugador. Además, su experiencia en las trampas le ha proporcionado valiosas habilidades y conocimientos para los casinos.

Desde hace varios años, Richard Marcus ha sido contratado para impartir seminarios de seguridad a los gerentes de los mayores y más prestigiosos casinos de Las Vegas. ¿Quién mejor que un tramposo para entrenar las técnicas de un tramposo ?

Las pérdidas por fraude en los casinos ascienden a más de mil millones de dólares en todo el mundo. Las Vegas, haciendo honor a su reputación de ciudad de la maldad, es la más afectada. El 40% de esta cantidad se la llevan los tramposos de los casinos de Estados Unidos. Estos mil millones de dólares acaban en los bolsillos de un pequeño puñado de tramposos, defraudadores profesionales del más alto nivel.

A pesar de todas las nuevas tecnologías, los gestores de los casinos no siempre son capaces de desenmascarar a los defraudadores. Los casinos son muy seguros y hay cientos de cámaras en todas las salas. Las fichas tienen chip y hasta los crupieres llevan cámaras en la manga.

Para luchar contra el fraude, hay que aprender las diferentes técnicas de fraude de los mayores tramposos. Y ahí es donde entra Richard Marcus.

Después de haber jugado en un gran número de casinos y haber ganado casi 5 millones de dólares, siente que puede "retirarse". Llega un momento en que hay que hacer una reverencia. En 1999, Richard Marcus sintió que la soga se tensaba. La seguridad de los casinos es mucho más importante que hace 15 o 20 años.

Antes de cambiar de aires, decidió hacer una última reverencia al mundo de los casinos. Vuelve a realizar su famosa técnica de Savannah en un casino de Nevada. Pero esta vez, será la última. Se le expone y se le detiene. Tras ser incluido en la lista negra de los casinos de Nevada, no fue procesado por sus otras fechorías, de las que sólo él era consciente hasta la publicación de sus diversos libros. Protegido por la ley de prescripción, no fue condenado.

Sin embargo, su libro despierta un interés especial en Richard Marcus entre los gestores de casinos. Deciden contactar con él para que sea su asesor de seguridad.

Este excepcional jugador y genial tramposo se ha convertido en un destacado seminarista, y los directores de casinos se fijan en él para mejorar la seguridad de sus salas de juego. Tanto los gerentes de los casinos como los guardias de seguridad y los crupieres tienen un conocimiento sólido y seguro tanto de los juegos del casino como de la seguridad de las salas. Sin embargo, no tienen el ojo avizor de un tramposo. No siempre ven las cosas desde el ángulo correcto. Richard aporta esta nueva perspectiva y permite que las sedes se beneficien de su visión del juego y de su experiencia con las trampas para afinar su visión del asunto.

Gracias a Richard, las empresas de casinos pueden mejorar los protocolos de seguridad y desarrollar su código de vigilancia. En efecto, a pesar del aumento de la seguridad en las habitaciones, de la alta tecnología con teléfonos, algoritmos y cámaras ocultas... el engaño, por desgracia, sigue teniendo un brillante futuro por delante. Sin embargo, ten cuidado con los que intentan esta peligrosa aventura. Las multas y las penas de prisión son cada vez más importantes.

Richard Marcus se las arregló para colarse entre las grietas. Eso es el colmo para un tramposo de casino, pero es una carrera de juego excepcional. Uno de los mayores defraudadores de la historia se encuentra ahora como asesor de seguridad de sus "antiguas víctimas" para que no sufran las pérdidas de un tramposo tan bueno como él.

avatar-logo

Isabella Miguel - Crupier y Experta en juegos de casino

Modificado por última vez en : 24 de octubre de 2022

Apasionado y motivado por la profesión de redactor web, ejerzo desde hace algo más de una década. Me he familiarizado con una gran cantidad de temas editoriales. Además de ser un experto en apuestas, finanzas y juegos en linea, ser muy curioso me ha llevado lógicamente a descubrir el mundo de los casinos.

Deja un comentario
logo Cbet

Cbet

Información

Activar mi bonoicon Bonus

Bono

+100%

Bonificación máx..

500 €/$

Wager

X35

Depósito mínimo.

10 €/$

JetxApuestas deportivasDesde 2018
logo MyStake

MyStake

Información

Activar mi bonoicon Bonus

Bono

+100%

Bonificación máx..

1000 €/$

Wager

X30

Depósito mínimo.

20 €/$

NuevoBono de 170% en CryptoMini Juegos